TRISTÁN SUÁREZ: UN SABIO DT, UN GRUPO FUERTE Y UN EQUIPO BATALLADOR

Desde la llegada de Anibal Biggeri, quien formó un muy buen equipo, Tristán no ha parado de crecer. Hoy y después del ascenso al Nacional, se encuentra sexto y a siete puntos de la cima.

FOTO DE PRENSA TRISTÁN SUÁREZ

Aún falta muchísimo para el cierre del torneo y puede pasar de todo, pero lo que ha sabido construir Tristán Suárez no se lo quita nadie. Y es que no es normal ascender y rápidamente posicionarse en una nueva categoría, aunque para Tristán sí lo es. Lo es por su entrega y por su manera de trabajar, la cual cambió desde la llegada de Biggeri y varios futbolistas que cambiaron la historia del club.

Aníbal, que arribó al club un 4 de abril de 2019, lleva 62 partidos (26 victorias, 17 empates y 19 derrotas) como entrenador de Suárez, en los cuales ha obtenido 95 puntos de 186 en juego. Dicha marca, indica una eficacia del 51% por ciento. Pero como este enorme técnico es mucho más que buenos números, también tenemos que hablar de su trabajo, mismo que se destaca por armar un conjunto equilibrado (unió a jugadores de experiencia junto a otros más jóvenes); por entender el fútbol de hoy y darle interés al juego físico-explosivo; y por formar un equipo batallador.

ANIBAL BIGGERI, DT DE TRISTÁN

No por nada Tristán buscó al propio DT allá por 2014, aunque la vida quiso cruzarlos 5 años después y fue sabia. En 2019, Aníbal Biggeri tomó la conducción futbolística del equipo y tiempo después lo llevó a lo más alto. No lo hizo solo por supuesto, sino que lo logró de la mano de ciertos jugadores que incluso hoy mantienen su lugar en el once, como Lugo; Bettini; Melillo; Cattaneo; Miranda; Duarte; Tomasini; Molina; Britez; Muñoz, Barrientos, entre otros.

Cada uno de estos nombres supo marcar un antes y un después. Lugo siendo ese “arquero gana partidos”, que saca tres o cuatro pelotas de gol en cada cita; Duarte y Tomasini una zaga firme y confiable; Cattaneo como esa gran rueda de auxilio de la defensa; Bettini, ese lateral derecho moderno que cumple en ataque y en defensa; Muñoz siendo un magnífico mediocentro de corte; Britez aportando su clase y juego en la medular; Melillo como el motor del mediocampo; Miranda siendo la llave de ataque; y Barrientos junto a Molina, que ya no están, dando el desequilibrio por un lado y los goles importantes por el otro.

Entre todos ellos, lograron poner al lechero en la segunda división del fútbol argentino luego del ascenso en el torneo Transición del 2020. Como si fuera poco, en 6 meses también demostraron nivel para pelear en dicha categoría, recolectando 33 puntos en la Zona B y estando a sólo 7 de la punta. Sin duda alguna y como marcamos anteriormente, falta mucho y puede pasar de todo, pero lo de Tristán ya es toda una hazaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *