TRISTÁN LO GANABA, SE LO DIERON VUELTA, PERO LOGRÓ EL EMPATE EN EL FINAL

En Ezeiza se jugó un partidazo. Tristán ganaba 2-0 pero Alvarado lo empató y hasta se puso 3-2. Sin embargo en el final el lechero levantó y dejó el marcador 3-3.

FOTO DE GUSTAVO ORTÍZ

En la primera etapa se vio realmente muy poco de Alvarado. Claro, Tristán Suárez lo redujo e hizo que el partido se juegue en campo rival. Y lo hizo con un «pony» Oyola de gran nivel, ya que el número diez manejaba los hilos del partido; se movía con el balón por izquierda, por el centro, por derecha derecha; y hacía jugar al resto. Como si fuera poco luego llegó el 1-0, tras un balón parado que lanzó Melillo (centro rastrero) y un remate que conectó Müller en el punto penal. No fue lo único que generó el local, puesto minutos más tarde Oyola metió un zurdazo que pasó cerca del palo izquierdo. De esta manera la cita se fue al entretiempo con ventaja para el lechero.}

Ya en el segundo tiempo y en apenas un minuto de juego llegó el 2-0. Tras una mala salida de Alvarado y una gran asistencia de Oyola, apareció Messiniti para cantar el segundo de Suárez. Sin embargo y a pesar del gol tempranero Tristán sufrió el descuento del torito. Y vaya sino lo padeció, puesto que el tanto de Rodríguez (bomba teledirigida contra el ángulo izquierdo de Correa) cambió el partido. Y es que envalentonó a la visita, produciendo el 2-2 (centro de Rodríguez y gran testazo de Robledo) y el 3-2 (Vella). Eso sí, en el final el dueño de casa volvió a levantar y con una jugada de Oyola junto a Bettini en la derecha logró el empate de Barreto (capturó un mal rechazo de la defensa tras el desborde de Bettini y marcó el 3 a 3).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.