TARDE REDONDA PARA TELMO: VOLVIÓ LISA Y TRIUNFAZO A QUILMES

San Telmo derrotó en un partidazo a Quilmes por 3 a 2 en la Isla Maciel. Zurbriggen debutó con dos goles y fue la figura de la cancha.

FOTO DE PRENSA SAN TELMO

En el primer tiempo San Telmo y Quilmes se repartieron el protagonismo en dos etapas. Los pasajes iniciales fueron para el candombero, que con un juego más aceitado que su rival pudo ponerse en ventaja. A los 13´y tras la conjunción de Zurbriggen y Graneros, Zurita sacó un disparo fenomenal para poner el 1-0. Más tarde, a los 27´ y aprovechando el buen momento, Zurbriggen le sacó el máximo provechó a un pase filtrado de Medina y mano a mano con Ramírez estampó el 2-0. Minutos antes al cervecero le habían anulado un gol (a Bonetto), el cuál dejó dudas. A partir del segundo tanto, el decano levantó a base de empuje y pudo volver a ponerse en partido. A los 31´ Pavone asistió a Molina, en el 2-1, y a los 40´ Bonetto se encargó de empatar el duelo, con un remate cruzado al caño derecho de Ardente. En materia de merecimientos, cada uno fue efectivo a la hora de exprimir errores defensivos y el resultado fue justo.

En el complemento Quilmes salió muy enchufado, pero el que pegó primero fue nuevamente el candombero. Los de Lisa marcaron el 3-2 de la mano de Zurbriggen, que anotó su segundo tanto tras un rebote de Ramírez ante la exigencia de Graneros. El gol sacudió al cervecero, que de todas formas siguió insistiendo aunque ya sin tanta profundidad como en los pasajes finales del PT. Además, a los 14´ Moreno vio la roja y dejó con 10 hombres al decano, lo que le complicó aún más las cosas. De todas formas, el que estuvo más cerca del área rival fue el elenco visitante, que aún con un hombre menos presionó en busca del empate. Finalmente, la desesperación le jugó una mala pasada a Quilmes, que confundió los caminos, no se mostró sereno y terminó cayendo ante el candombero.

Gran triunfo de San Telmo y mejor comienzo del ciclo Lisa. El partido pudo ser para cualquiera de los dos, pero el candombero estuvo más oportuno a la hora de golpear y luego supo administrar el resultado con un jugador de más. El cervecero tuvo un juego irregular, por momentos amenazó con atropellas, en otros fue impreciso, y se quedó con las manos vacías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.