QUILMES HIZO MÁS PERO RESCATÓ UN PUNTO SOBRE EL FINAL

El cervecero y Tristán Suárez igualaron 2 a 2 en Ezeiza, en el debut de Llop en el lechero.

FOTO DE PRENSA QUILMES

El primer tiempo fue entretenido, tuvo goles y varias situaciones. Quilmes se afianzó como protagonista desde el primer minuto y fue el que, en líneas generales, mereció más que su rival, el dueño de casa Tristán Suárez. El elenco de Benítez arrancó punzante y en la primera mitad convirtió en figura a Correa, que se exigió para responder en todos las aproximaciones que generó el decano. El show del arquero empezó a los 18´, con un doble remate (González y Erquiaga) que se repitió un minuto más tarde, pero esta vez con una gran tapada a Santi López en el rebote del tiro atajado a Fede González. Mientras el cervecero peloteó el área del local, los de Llop no encontraron los caminos para responder y el cotejo se les hizo cuesta arriba. A los 33´ Quilmes tuvo otra chance clara para abrir el marcador, pero entre errores propios y la figura monumental de Correa, los de blanco no pudieron concretar una contra donde venció en número a su rival. Tras el susto, el lechero tuvo su primer llegada en profundidad y la mandó a guardar, fue Arreguin quien entre enganche y enganche clavó la pelota contra el caño izquierdo. El cervecero no se quedó de brazos cruzados y a los 44´ llegó a la igualdad, fue Messiniti de cabeza el autor del tanto en contra que devolvió al partido a Quilmes. Este último gol tuvo un halo de polémica a su alrededor, ya que la gente de Tristán pedía una mano previa de Erquiaga, aunque finalmente pareció no ser el caso y el tanto fue bien convalidado.

Para el complemento Tristán Suárez salió a jugar con otra cara, posicionado como protagonista, amigado con el balón y mucho más preciso a la hora de tocar en 3/4 de campo. Producto de la insistencia, a los 7´ el lechero avisó con un cabezazo de Müller que se estrelló contra el travesaño, luego Perafán iba a volar para despejar otro intento, pero esto ya estaba anulado por off side. Con poco, el cervecero fue aproximándose al área rival y de la mano de remates lejanos empezó a incomodar a un Correa que al menos en el inicio no fue tan solicitado como en el PT. Con un pasaje ya más parejo, el lechero tuvo la inmejorable oportunidad de volver a ponerse en ventaja, y es que a los 19´ Messiniti se filtró en el área con pelota dominada pero Perafán, primero achicando y luego tapando, resolvió el peligro. Tras el arribo, Quilmes generó alguna que otra llegada al territorio local, pero no inquietó, y en la próxima réplica el lechero volvió a pasar al frente. A los 28´ un buen pivoteo de Messiniti dejó a Melillo solo contra el arquero y ante la salida del uno cervecero, con un toque sutil estampó el 2-1. El tanto empujó al decano a arriesgar todo en ataque y los minutos finales pasaron a jugarse en el campo del local, tanto apretó el cervecero que a los 40´ un error de Comignaghi, un acierto de Acosta y un buen remate de Blanco significó el 2 a 2 en el marcador.

Finalmente, a Quilmes no le alcanzó el tiempo para seguir empujando por el triunfo y el encuentro concluyó en un entretenido empate (2 a 2). Por un lado, el cervecero generó en cantidad y solo por Correa no pudo llevarse puesto al lechero, aunque por el otro, a falta de 5´ para los 45´ reglamentarios lo perdía y lo terminó empatando. Tristán Suárez no convenció en el primer tiempo y dejó otra imagen en el complemento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.