PUNTO AGRIDULCE PARA LA BANDA

Guillermo Brown igualó a cero ante Deportivo Morón.

FOTO DE MATÍAS LIBERTINO

Guillermo Brown comenzó mejor, se robó el protagonismo del esférico y contó con las situaciones más claras. El elenco de Yllana se hizo dueño del juego y complicó en varias oportunidades a su rival, dominó la pelota hasta 3/4 de campo y en los metros finales buscó cambiar el ritmo y acelerar en zona de definición. Entre sus intentos (que doblegaron a los de su rival), un cabezazo de Renzo Pérez fue lo más claro para la banda, mientras que el gallo, sin el balón, con escasa presencia en la ofensiva y poco vértigo, contó con un intento de Sala como lo más destacable. Con el paso de los minutos la iniciativa del local fue perdiendo peligrosidad, el portuario bajó el ritmo, Morón adelantó metros y la disputa se trasladó a la mitad de la cancha, con pocas emociones en las áreas. Ya en los pasajes finales de la primera mitad, ante la propuesta defensiva del conjunto del Oeste y al no poder entrarle por abajo, la banda arremetió con centros en busca de una cabeza que pueda romper el marcador. Finalmente, Brown no logró concretar todo el esfuerzo y el gasto que tuvo en los primeros 45´, Morón resistió a base de una defensa que fue de menor a mayor (una vez que se acomodó, sacó todo) y el encuentro se fue en parda al entretiempo.

Lamentablemente (y de forma repudiable), el inicio del complemento se vio demorado por incidentes entre la parcialidad local y la policía. Una vez resuelto el conflicto, el segundo tiempo dio comienzo y lo hizo con un arranque entretenido, ya que a los 4´ la banda se perdió el gol en los pies del Pampu González y en la réplica Sayavedra elevó a centímetros del travesaño una volea. En cuanto al tramite, el gallo dejó de lado la postura del primer tiempo y se paró más adelante en la cancha, es más, a lo largo de los 10´ iniciales se jugó más en el campo de Brown. El posicionamiento agresivo del gallo no le cayó nada bien al dueño de casa, que doblegó esfuerzos y a los 13´ generó la chance más clara con un cabezazo de Mancinelli que obligó una gran estirada de Galván. A los 18´ la polémica se instaló sobre el campo de juego, Ferrero salió fuera del área y cometió una falta imprudente a Santiago Sala (se retiró con cuello ortopédico), pero el juez se la hizo barata al arquero y solo le mostró la amarilla (merecía algo más). En el tramo final ambos elencos tuvieron sus chances, Morón avisó con un remate de Sayavedra y la banda lo hizo con un tiro libre de Rolle y un tiro de Renzo Pérez. Finalmente, ni uno ni otro pudieron romper la paridad en el marcador y el encuentro culminó cero a cero.

El punto sirve para seguir sumando. Por el lado de Guillermo Brown, llega al clásico sin sumar de a tres, pero momentáneamente como líder de la categoría. Del otro lado, el gallo aún no ganó en lo que va del campeonato, pero por el tramite del cotejo suma un buen punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.