POCO Y NADA EN LA NOCHE DE RÍO CUARTO

En el duelo de los homólogos, Estudiantes de Río Cuarto y Estudiantes de Buenos Aires igualaron uno a uno.

FOTO DE ESTUDIANTES RC.

En el cierre de la jornada del lunes, Estudiantes de Río Cuarto y Estudiantes de Buenos Aires se midieron por la 23° fecha de la Primera Nacional. En un partido con poco para destacar, ambos elencos entregaron un justo empate con un gol por lado. Tanto los de Córdoba como el elenco de Buenos Aires demostraron por que se encuentran en la zona baja de la tabla, generaron pocas situaciones, no estuvieron finos a la hora de entregar el balón y les falto más imaginación para atravesar el área rival. Algunos remates desde afuera, la pelota parada y los goles fueron la producción de chances, en un encuentro donde faltó mejorar las intensiones. Los goles decoraron un marcador que fue muy generoso y que sirve como consuelo de una noche para el olvido.

El partido comenzó con pocas luces, ambos equipos salieron a medirse y priorizaron el orden sobre lo demás. Tanto el león como el pincha disputaron unos primeros 15´ con casi nada para destacar, los equipos apostaron a los pases largos y no generaron peligro en las áreas rivales. Lo más claro pasó por un remate de Toloza a los 12´, que se fue bastante elevado. Así, avanzó el tiempo, las situaciones siguieron sin aparecer y el partido definitivamente se volvió aburrido. Cuándo no pasaba nada y ninguno hacía méritos, a los 23´ apareció Evangelista y con un cabezazo al palo derecho puso el 1 a 0 para Estudiantes de Buenos Aires. La ejecución de tiro libre de González fue clave para que el defensor conecte el balón. Pese al golpe en el marcador, el encuentro no salió del pozo donde se encontraba, el juego en sí se volvió dinámico, pero las situaciones en cantidad siguieron sin aparecer. El tanto causó que el pincha se refugie en su campo y le ceda el protagonismo a los de Río Cuarto, a los que les costó generar chances y prácticamente no inquietaron a su rival. Lo mejor del león llegó a los 33´ mediante un tiro libre de Romero, que se desvió en un hombre visitante y complicó a Centurión, el cual de igual forma capturó el balón. Apostado a la contra, los de Caseros le trabaron la ofensiva a su contrincante y facilitaron que el encuentro sea burdo. Básicamente, el pincha no pudo atacar y tampoco dejó hacerlo, lo que se reflejó en un trámite sin disparos al arco, con poco juego cerca del área y mucho menos ocasiones de gol. En lo último de la primera parte los de Quiroz levantaron y mostraron una leve mejoría en ataque, con secuencias de pases y más minutos con el balón. Pese a ello, el partido no mejoró y se hizo muy difícil no pedir que finalice la primera parte. Para el bien del cotejo, a los 45´ Di renzo tuvo el segundo remate al arco del pincha, el cual no fue muy efectivo y pudo ser controlado sin problemas por el arquero local. Y al igual que el tanto de la visita, cuando parecía que el león estaba lejos de la igualdad, a los 47´ tras un centro desde la derecha y varios rebotes, Pardo empalmó el balón y estampó el esférico contra la red. Con la emoción del final el encuentro se fue al entretiempo con un resultado justo y muchísimo por mejorar. 

El complemento arrancó muy similar a la primera parte, con el león a cargo de la posesión y el blanquinegro en una postura más conservadora. Otra cosa que repitieron de los primeros 45´ fue la falta de claridad para generar situaciones, a los dos se les complicó a la hora de ser precisos y punzantes desde ¾ de cancha. Lo más cercano a chances fueron, a los 4´ un tiro libre de González que obligó a Olivera a despejar el balón casi sobre su humanidad, y en el local una insinuación con un remate muy desviado de Ceresole, que tenía destino de lateral, pero pegó en un hombre de la visita y le quedó a Centurión. El encuentro transcurrió en la normalidad de la que ninguno de los dos equipos pudo salir, intentos sin cesar, más empuje que claridad y un marcador demasiado positivo para lo que era el juego. A los 16´ Morales sacudió la modorra del pleito con una gran jugada sobre la izquierda y le generó un espacio a Arturia, que tras el pase del 8 sacó un remate potente por encima del travesaño. Con la mejor jugada del partido, Estudiantes de Río Cuarto pudo traspasar una barrera y generar una chance clara sin ayuda de rebotes, ni agentes externos. Para elevar la apuesta, a los 24´ Formica terminó una jugada preparada de córner, por el travesaño y contra el alambrado. En cuanto al juego en sí, el pincha de a poco fue recuperando la posesión y hasta llegó a manejar más tiempo el esférico que su rival, aunque justo en ese pasaje los de Acuña tuvieron las únicas aproximaciones. El orden y la negación a arriesgar fueron las principales aristas de un cotejo opaco, sin demasiados sobresaltos y con un marcador muy generoso en comparación a lo hecho por los dos equipos. De manera discreta, el encuentro ingresó a los últimos 10´, ya con variantes en el campo y la promesa de ver un final parecido al de la primera parte. Sin embargo, la imagen del cotejo mostró a los dos equipos maltratando la pelota, el pincha intentó más por abajo y buscó pisar el área con la tenencia, pero se encontró con una defensa oportunamente bien parada. Estudiantes de Buenos Aires dejó mejores sensaciones sobre el final, donde contó con algunas acciones como para inclinar la balanza, producto de una postura más punzante.  En tiempo cumplido, Silvio Trucco se dio el gusto de adicionar lo mínimo e indispensable y cuando se consumaron los minutos, finalizó el pleito. Justo empate entre el león y el pincha, que hicieron poco pero al menos se llevaron un punto.

Síntesis:

Estudiantes (RC): Olivera; Adín, Maffini, Pardo, Formica; Romero, Morales, Bottino; Cainelli, Arturia y López. DT: Gerardo Acuña.
Estudiantes (BA): Centurión; Randazzo, Zurbriggen, Evangelista, Otschega; Di Renzo, Pelaitay, Rinaldi, Acosta; S. González y Toloza. DT: Fernando Quiroz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *