PARTIDO INTENSO Y FINAL ELECTRIZANTE ENTRE EL JOTA Y COLE

J.J Urquiza y Colegiales disputaron un partidazo en el que el 2 a 2 se definió en la última jugada.

FOTO DE JULIA ARAS

El primer tiempo fue entretenido e intenso en partes iguales. Sin generar situaciones, ambos equipos disputaron los primeros minutos en un tramite parejo, donde los dos buscan con sus armas ponerse en ventaja, pero no eran profundos y los arqueros todavía eran espectadores. El tricolor se mostraba más cómodo en la pelota aérea, mientras que el jota sacaba diferencia en el campo con su juego colectivo. A los 16´ se produjo la primera polémica, Vedoya marcaba la apertura del marcador, pero el juez Kevin Alegre anuló el tanto por una mano anterior de Iglesias, que en su momento había ignorado. Tras el fallido grito, el celeste mejoró y a los 29´ se puso en ventaja, con un cabezazo de Montero que se desvió en un hombre visitante y se clavó contra la red. El gol envalentonó a un jota redondeó un buen primer tiempo, con situaciones y la ventaja parcial. El tricolor a partir del tanto fue superado y sobre el cierre intentó cambiar la cara, pero no equiparó lo hecho por su rival. Además, Damián Bogado se retiró lesionado, lo que no cambió el panorama en el medio del celeste, ya que Nahuel Fernandes Silva ingresó y se encargó bien de suplantar al histórico futbolista.

El complemento fue vibrante, intenso y dejó las mejores sensaciones del partido. El juego comenzó movidito, rápidamente el tricolor contó con una chance para poner el empate (cabezazo de Celaya), mientras que en la otra área el celeste tuvo la inmejorable oportunidad de abultar cifras mediante el tiro penal (falta sobre Villalba, de lo mejor en el local), pero Montero no agarró bien la pelota y elevó el disparo por encima del travesaño. Con el pasar de los minutos Colegiales fue creciendo, Lema metió mano en el banco y modificó un equipo ofensivo con poca presencia en el medio y mucha gente en ataque, pero las situaciones no terminaron de ser claras, eran más bien cabezazos aprovechando el balón aéreo. Por su parte, al jota le costó ser contundente en las contras y por acción de su rival fue perdiendo el juego de asociación y retrocediendo. En su mejor momento y tras una seguidilla de llegadas, el tricolor pudo sacarse la espina, a los 38´ Ivo Kestler anotó de cabeza el 1-1 y poco después, pero está vez mediante un remate, a los 43´ el mismo Kestler estampó el 2-1 con un disparo cerca del borde del área. Con las emociones a flor de piel el cotejo entró en tiempo de descuento, y cuando Cole estaba metiendo los tres puntos en el bolsito, apareció Cavallera en la última jugada para marcar de cabeza (con complicidad de la espalda de Báez) el 2-2 definitivo.

En resumen, cada equipo tuvo su tiempo para sacar ventaja, el jota lo hizo en una muy buena primera mitad, donde asentó el juego colectivo y mereció irse arriba al entretiempo; mientras que el tricolor dejó su mejor imagen en un complemento lleno de ocasiones y que por pocos segundo no pudo ser un triunfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.