PARDA CON GOLAZOS EN EL MADRE DE CIUDADES

Mitre y Ferro empataron uno a uno.

FOTO DE EL LIBERAL

El primer tiempo fue de mayor a menor. Ambos equipos saltaron al campo de juego con la voluntad de ir por el triunfo, en el ida y vuelta Ferro se mostró más peligroso en ataque y a su vez mejor parado en defensa. El verdolaga tuvo unos primeros 20´ muy interesantes, donde sumó méritos con situaciones de peligro que necesitaron la intervención de Otarola, como un remate de Márquez a los 3´, un cabezazo del mismo autor a los 7´, y un fortísimo disparo de Mosca que el guardametas local logró despejar arrojándose sobre su palo izquierdo. Mientras tanto, al aurinegro le costaba ganar en ofensiva y cada vez que su rival se proponía llegar, no podía contenerlo. Con el paso de los minutos el ritmo intenso del arranque se fue diluyendo, Mitre pudo emparejar el duelo a base de mayor convivencia con el balón, pero siguió sin ser claro y no destacó demasiado en el área de Miño. A su vez, el elenco de Manuel Fernández se pinchó, el ritmo ilusionante de los primeros pasajes desapareció y el verde culminó el primer tiempo con una imagen más floja. En líneas generales, la primera etapa pasó de ser muy entretenida a un tramite flojo, sin cambios de ritmo y poca claridad desde 3/4 de campo.

El complemento comenzó con una tónica similar a lo último del primer tiempo, Mitre con la pelota y Ferro intentando jerarquizar errores con una postura más compacta. Los primeros minutos no fueron buenos, a los delanteros aurinegros les costó sortear a la defensa visitante y Ferro en territorio contrario no estuvo demasiado preciso pero hizo cosas interesantes, el ritmo chato lo aportó el dominio de balón monótono de Mitre. A los 20´, un golazo de otro partido de Ruíz Gómez puso en ventaja al verdolaga, el ex Belgrano clavó su remate contra el palo izquierdo y le otorgó el triunfo parcial a un Ferro que poco había hecho en esta segunda mitad. Con el gol, el elenco de Caballito reforzó aún más la idea del orden, de la compostura defensiva, mientras que Mitre invirtió con más gente en ataque y fue para adelante con más empuje que con claridad. Con problemas para ganar en ofensiva, Mitre llegó al empate a los 35´ de la única forma posible, mediante un tiro libre; y es que Germán Díaz se hizo cargo de la ejecución y mandó a guardar el balón contra la red. El empate envalentonó a un aurinegro que con defectos y virtudes siguió empujando en busca de un posible triunfo agónico, pero finalmente la historia culmino en empate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.