NO LIQUIDÓ, SE QUEDÓ, Y LO PAGÓ

Gimnasia de Mendoza ganaba 1-0 y con total justicia. Era mejor, llegaba más y dominaba, pero en el final se quedó y Temperley por medio de Rodríguez lo empató (1-1).

FOTO DE PRENSA TEMPERLEY

Y es que Gimnasia había sido bastante más que el gasolero, tanto en el inicio como en el complemento. En ambos le generó ocasiones y su dominio tuvo más consistencia, pero pasando los ’30 del segundo tiempo se quedó y el local lo empató por enjundia. También tuvo que ver su falencia para definir, pero no hay dudas de que Temperley le quitó los tres puntos en el cierre.

Como dijimos, en el inicio ya empezó a sacar ventaja el lobo. No desde el marcador, pero sí desde el juego. Con Leandro Ciccolini como guía (el «10» era constantemente buscado y asediaba por la izquierda) sobre todo. Al mismo tiempo no faltaban los destellos de Ortegoza ni las chances de Juncos (el regreso de un n°9 le hizo bien al lobo), pero sí faltó el gol.

En el complemento levantó Temperley, que solo había tenido chispazos en el primer tiempo. Eso sí, primero pegó la visita y lo hizo con un tiro libre de Ortegoza a media altura. Obviamente que el lobo generó mucho más, pero no lo pudo definir. Ya en el último cuarto fue donde se enchufó el dueño de casa y a base de empuje lo empató (gol de Valentín Rodríguez). ¿Empate justo? Pues no. Gimnasia hizo más, tuvo varios puntos altos (Cortez, Ortegoza, Villarreal, Ciccolini) y pasajes bastantes buenos. Sin embargo volvió a fallar en definición, se quedó y lo pagó caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.