NO ALCANZÓ CON LAS GANAS Y EL VIOLA LO EMPATÓ BIEN

Almirante Brown y Villa Dálmine igualaron en un partidazo.

FOTO DE PRENSA VILLA DÁLMINE

La primera parte fue emotiva. Si bien Almirante arrancó mejor y jugó cómodo a lo largo del campo, los primeros pasajes no contaron con tantos sobresaltos. Es más, fueron casi todas insinuaciones de la fragata, que con la pelota empezaba a sumar méritos. Fue entonces que a los 30′ y de contra, el viola abrió el marcador, de la mano de D’angelo y un remate furibundo de Tello. A partir del 1-0 el encuentro pasó su mejor momento, ya que el mirasol fue a buscar el empate, lo consiguió y luego dio vuelta el asunto. A los 45′ Barrionuevo anotó de cabeza (centro del Guri) el 1-1 y a los 49′ el propio Diego García marcó el 2-1 de penal (bien sancionado por Viñas). Así, merecidamente Almirante se fue al entretiempo con la ventaja.

El complemento comenzó con un Villa Dálmine dinámico, que utilizó las bandas para lastimar al mirasol. De la mano de la mejoría, a los 20′ el viola se encontró con un penal a favor (nuevamente bien sancionado), que Haberkorn no pudo aprovechar debido a una gran atajada de Ramiro Martínez. Tras la pálida, los de Campana siguieron apostando al empate y llegaron cuanto se lo propusieron, generaron chances como para merecer el punto, pero la falta de puntería mantuvo la  en el marcador. La falta de concreción mantuvo la victoria de un Almirante que lejos de dominar, se sostuvo como pudo al ritmo de su gente y peleó con uñas y dientes el resultado. Sobre el cierre, a los 45′, el viola pudo sacarse la espina y con un centro cerrado de D’Angelo pudo estampar el merecido 2-2.

Justo empate, porque Almirante no justificó la ventaja (sufrió a lo largo del ST) y Villa Dálmine hizo las cosas para merecer algo más que una derrota. Para destacar el arbitraje de Nahuel Viñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.