MODO TURBO Y GOLEADA VERDOLAGA

Ferro se llevó puesto a Independiente Rivadavia de local por 6 a 0 y le dio ilusión a la gente.

FOTO DE PRENSA FERRO

Por la fecha 25, Ferro recibió en su Estadio a Independiente Rivadavia. Con un 6-0 en el marcador no queda mucho por decir, o al contrario. Oeste hizo el partido de su vida, tuvo un desempeño correcto en defensa y prácticamente fue eficaz cada vez que tuvo que atacar. Los dirigidos por la dupla Gómez-Orsi pegaron de entrada y a partir de la ventaja fueron creciendo en el marcador mediante contras y réplicas. Del otro lado de la moneda, la lepra mostró una cara pálida, no le encontró la vuelta en ofensiva y en defensa nunca pudo para las intenciones de su rival.

Ferro saltó al campo de juego a comerse a su rival y dejó en claro su postura agresiva dentro del campo. El verdolaga llevó las iniciativas en los primeros minutos y en la primera ocasión que llegó con peligro, tuvo su premio. A los 5´ Turbo Rodríguez se filtró en el área y cuando parecía que dejaba en el camino a Aracena, el guardametas lo derribó y le otorgó un penal evitable. Un minuto después, Molina confirmó la superioridad colocando el remate contra la red. A partir del tanto el cotejo cambió su configuración, la lepra pasó a dominar la posesión, mientras que Oeste se reservó el derecho a esperar y salir de contra. En cuanto a estrategia, el partido fue muy entretenido, pero contando las situaciones no hubo demasiadas acciones para destacar, a excepción de una nueva emoción. A los 20´ una mala salida de Independiente le permitió al turbo Rodríguez volver a pisar el área y solo por la humanidad de Aracena, no pudo tener revancha contra la red. En otra chance peligrosa, a los 34´ los mismos protagonistas se vieron las caras frente a frente y nuevamente el arquero pudo sostener su valla. Pero la tercera fue la vencida, ya que posterior a la situación anterior, el mismo Turbo Rodríguez impactó un cabezazo tras un córner, que pegó en el poste derecho y se incrustó bajo los tres palos. El segundo gol fue un golpazo para los de Gómez, que no habían generado ocasiones en su momento y sin ser dominados sufrían las pocas llegadas de su rival. Con mucho orgullo propio y empuje, los mendocinos hicieron fuerza y lograron inquietar a la defensa local, mediante un disparo largo de Ambrogio que pasó ahí nomás del caño izquierdo.

El complemento fue una continuación de lo hecho por ambos en la primera parte. Ferro nuevamente salió con todo y tras sufrir un primer minuto furibundo del leproso, donde Cardozo pegó un tiro en el travesaño, pudo abultar aún más las cifras. A los 7′, el turbo Rodríguez capitalizó un gran centro desde la derecha de Molina y estampó contra la red el 3-0. El tercer tanto fue un golpe fulminante para el elenco de Mendoza, que pese a estar consciente a la lejanía en el marcador, se puso de pie y fue a buscar algo más que un cero. A su vez, el verdolaga no se quedó satisfecho con la goleada y se agazapó a encontrar más emociones en un trámite muy favorable a los de casa. A los 24′ Moreyra se auto regaló su premio por lo hecho en el primer tiempo y con un puntazo al ángulo derecho clavó un verdadero golazo. Ahora sí, con el 4-0 con más de 20 minutos por jugar, la lupa del partido se posó en la capacidad de Oeste para seguir siendo contundente en el área. Con el resultado cerrado, Ferro no paró y siguió gritando goles. A los 30′ David Gallardo marcó el quinto tras una asistencia de Grana y previa jugada de Rodríguez; y a los 43′ Ramis puso la cabeza a un envío de Rivero para poner el 6-0 definitivo. El marcador resultó tan fuerte para el arbitraje, que en 45′ cumplidos Andrés Gariano decretó el final de la vapuleada verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *