MARTÍNEZ LO HIZO DE NUEVO

Diego Martínez, que venía de plasmar un campañón en Estudiantes, volvió a llevarse la gloria pero ahora en Tigre.

El CT de izquierda a derecha: Omar; Ciavarella; Sara; Martínez; Conte; González; Rodríguez y Mazziotti.

A Martínez no hay con qué darle. Bueno, algunos le dieron, pero hoy seguramente se esconden. Y es que el gran DT volvió a cerrar bocas con el reciente ascenso a Primera. No hacía falta el título para demostrar su sabiduría, aunque viene muy bien para aquellos que lo criticaban constantemente.

Desde que llegó comenzó a desarrollar una idea y ayer culminó de la mejor manera. Culminó en la Primera Nacional, ya que tendrá mucho trabajo en la máxima categoría del país. Por supuesto que dentro de su idea hubieron cambios, tanto de nombres como de esquemas (pasó del 4-3-3 al 4-4-2). Eso sí, nunca faltó a la intención principal de su filosofía, pensar en el arco rival. Justamente ayer también volvió a demostrarlo, atacando desde el minuto 1′ al 90′ a Barracas.

Así fue como se llevó el campeonato, la zona, pero sobre todo, la confianza de sus futbolistas. No por nada cada uno de los referentes apoyaron el proyecto ante las cámaras, cuando hablaban ante los medios, pero también en el terreno de juego. Sino pregúntenle a jugadores como Magnin; Alarcón; Prediger; Blondel o Protti, el porqué de sus sacrificios. Y es que es normal que un jugador responda cuando la idea lo convence, ya que con ella se siente cómodo e incluso mejor.

Ese es otro aspecto a destacar del entrenador, hace mejor a sus dirigidos. Obviamente que no inventó a nadie, puesto que Tigre ya tenía un plantel de jerarquía. Aún así es imposible no marcar algunos aristas, como el aumento de goles del mencionado Magnín; la evolución de Protti; la transformación de Blondel o Prietto; y la confianza que adquirió la zaga Alarcón-Luciatti. También podríamos hablar de la famosa «columna vertebral», la cual funcionó de maravilla: Marinelli (que volvió de su lesión y se quedó con el arco); el mencionado Alarcón, que fue el gran «caudillo»; Prediger, el número 5 estupendo para la idea de Martínez; y Magnín, el señor gol.

Ojo, en el punto anterior y al hablar de la columna estamos dejando afuera al enorme Menossi. Justamente Martínez se refirió al «diez» como el Messi de Tigre, palabras más que acertadas. Y es que el enganche fue clave, siendo una de las patas principales a la hora de desarrollar el juego. Para muchos la más importante, e incluso coincidimos que seguramente el ex San Lorenzo sea uno de los más talentosos, aunque lo del «perro» es sagrado.

Sagrado para el hincha y para el DT, que tiene una particularidad con los volantes centrales. Automáticamente pensamos en Villarreal, quien fue su mediocentro en el campañón de Estudiantes de Buenos Aires (ascendió al Nacional en 2019 y peleó por el torneo ese mismo año). Ese mismo trabajo, de ofrecer una salida limpia e inyectar el buen pase en el comienzo del ataque, es el que plasmó Prediger en este Tigre campeón.

Tigre campeón que tuvo todo, buen fútbol; bajones; muchos goles; críticas, cambios, entre tantos detalles. Y que tuvo una idea ante todo, esa que comandó y pensó Martínez, quien finalmente, lo hizo de nuevo.

Primera Nacional
#BarracasCentral | #EstudiantesBA | #PrimeraNacional | #Tigre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *