MARCADOR EN CERO EN EL ARÍN

Cañuelas y Acassuso empataron cero a cero en un partido que fue de mayor a menor.

FOTO DE PRENSA DE ACASSUSO

Cañuelas y Acassuso jugaron una final aparte en el Jorge Arín. El partido comenzó como se había especulado, con mucha intensidad y momentos vibrantes, pero poco a poco se fue desinflando. El primer tiempo tuvo polémica, un penal atajado de Vijande a Pipino y situaciones de todo tipo, en mayor cantidad para la visita. Para el complemento el tambero arrancó mejor, pero entre la postura conservadora de ssuso y la falta de ideas del dueño de casa, el cotejo desmejoró y justificó el marcador final. Acassuso quedó 4to con 16 pts, mientras que Cañuelas se ubicó 6to con 15 unidades.

La primera etapa arrancó con todo y terminó con una deuda desde el marcador. Al minuto de juego, ssuso se encontró con un penal a favor, tras una discutible falta de Carlos Aguirre, que luego Vijande se encargó de tapar a Pipino. Pese a perder una gran chance, la visita no se inhibió y siguió apretando para llegar a la apertura del marcador. En ese marco, el quemero generó mayor cantidad y mejores situaciones, con una postura directa y muy profunda. Tal cantidad de aproximaciones causaron que el arquero tambero se comience a postular como figura, al menos de la primera parte. La propuesta del elenco de Benítez complicó el sistema de juego de Cañuelas, sobre todo en el medio, y produjo la imprecisión de los dueños de casa a la hora de armar jugadas. Recién pasados los 30´ el rojo pudo imponerse en la zona medular y empezar a sumar pases, y con ello encontró su ocasión más peligrosa, que consistió en un remate desviado de Morales. De mejor arranque que cierre, ssuso se compenetró en defender y no pasó muchos más sobresaltos en defensa, aunque tampoco pudo volver a arribar con peligro al área de Vijande. Biasutto tuvo la oportunidad de sancionar un penal a favor del tambero, por una falta de Benítez, pero decidió obviar la sanción.

El complemento comenzó casi tan atractivo como el primer tiempo, pero esta vez con un Cañuelas más comprometido en ataque. El tambero mejoró notablemente en los últimos metros y logró inquietar en varias oportunidades a Dobboletta, que de igual manera nunca llegó a tener el trabajo que tuvo Vijande. Con la agilización del juego, el trámite del cotejo pareció dar esperanzas de cara al final, pero con el pasar de los minutos la “cosa” se fue empañando. El dueño de casa perdió precisión y claridad en ofensiva, mientras que en Acassuso, el morrón ordenó un equipó más corto y más conservador. Con ello, el trámite se trabó en la mitad de la cancha y las situaciones pasaron a ser agua en el desierto. En relación a ello, el calor también hizo lo suyo y pasado más de medio segundo tiempo, el cansancio se empezó a ver reflejado en los jugadores. Con poco para destacar en esta segunda parte, el encuentro culminó cero a cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *