LE ENCONTRÓ LA VUELTA AL RIVAL Y QUEDÓ LÍDER

Tigre pudo resolver el partido ante Agropecuario, venció por 2 a 0 y se adueñó temporalmente de la punta de la Zona A.

FOTO DE TIGRE

Para cerrar la jornada de viernes, Tigre recibió en el José Dellagiovanna a Agropecuario por la fecha 24.  El partido no resultó del todo entretenido, contó con emociones y pocas situaciones, pero no fue demasiado atractivo para el espectador. Casi todo el duelo se trató del dominio posesivo del matador, que tuvo la iniciativa e intentó golpear por todos los medios. Debido a un sojero replegado, a los de Martínez les costó generar situaciones y la imagen del primer tiempo fue muy mala. Sin embargo, a través de un error de Sand, el local pudo encontrar la apertura del marcador y a partir de allí mejoró muchísimo en campo rival, tanto que se acomodó y administró el resultado a placer y sin pasar sobresaltos. Sobre el final Magnín anotó el segundo tanto, que fue la frutilla del postre de un cotejo complicado. Triunfo y punta para Tigre, que ahora deberá esperar por el duelo de mañana entre Almirante y San Martín para saber si continuará o no en la cima de la zona A.

El cotejo comenzó por lo menos atractivo, más por las propuestas que por las acciones concretas. Como aperitivo, a los 2´ Magnín conectó de cabeza un centro desde la derecha y por poco no envió el balón contra la red. En una situación también favorable para el local, a los 5´ Gonzalez Metilli se escapó por el carril central y sacó un remate desviado que pasó cerca del palo izquierdo. Con la carta de presentación en forma de ocasiones, el matador se afirmó a la posesión y manejó a gusto los destinos del balón. En esa conducción le empezó a costar profundizar en las acciones ofensivas, se encontró con un Agropecuario ahora más firme en defensa y el partido se tornó menos vistoso. Para sumar un poroto más, a los 15´ Magnín volvió a tener una ocasión, con un remate que se terminó desviando al córner. En la visita no fue todo defender, apoyado un una última línea firme, un Sand seguro y la habilidad del “Pitu” González, el sojero intentó generar sus primeras contras, pero se topó con un retroceso prolijo del local, que no dejó espacios para especular. Los minutos avanzaron, el cotejo siguió siendo dinámico, Tigre con la pelota y la iniciativa, el sojero con las contras, pero un marcador en silencio y poco para destacar en material de situaciones claras. Sin necesidad, pasados los 30´ el partido se comenzó a picar, el juego se volvió más brusco y tanto adentro como afuera de la cancha se empezó a hablar de más. A estas alturas del pleito, el que estaba algo mejor era el matador, que con la insistencia y algunas acciones destacables, había inclinado la balanza a su favor. Pese a esto último, los ceros en el resultado eran justos, ya que excepto el cabezazo de Magnín, ninguno de los dos había logrado llegar con claridad en 35 minutos de juego. Un tiro libre del local a los 40´prometió ser la salvación al trámite aburrido, pero tras una ejecución interesante, el balón terminó contra el alambrado. Sin dudas fueron 45´ para olvido, donde el matador arrancó a mil por hora y luego no le encontró la vuelta a un rival que defendió más de lo que atacó. Ínfimo merecimiento para Tigre, por haber tenido la única clara y seguir intentado durante el transcurso. Lo más destacado en la visita fue la expulsión de su DT Manuel Fernández.

Los equipos se lavaron la cara y saltaron al campo de juego a un ritmo diferente. El que mejor estuvo en los instantes iniciales fue Agropecuario, que a los 4´ tuvo una “casi situación”, con un intento de chilena de Dening, que a metros de la línea de gol no pudo conectar la pelota. Minutos más tarde, a los 7´, Dening tuvo su revancha con un remate sencillo que encontró las manos de Roffo. Pese a las aproximaciones, al encuentro le siguió faltando la aparición de sobresaltos y acciones que hagan saltar de su asiento a los espectadores, aunque el buen comienzo significó la promesa de algo más. Por su parte, el matador contó con sus arrimadas, pero no estuvo fino en los metros finales y terminó mal gran parte de sus incursiones. Pero a los 14´, la finalización de su ataque no fue justamente malo, ya que tras un envío de Menossi desde la izquierda, y mediante la ayuda de un error de Sand, Miltón Céliz recibió la errática retención del arquero y sobre la línea empujó la pelota contra la red para poner el 1-0. El tanto tranquilizó al matador y le permitió ampliar el dominio sobre su rival, controló la pelota, abrió las bandas y siguió teniendo intentos, como un remate centrado de Menossi a los 24´, que no complicó a Sand. Sin hacer demasiado, Tigre siguió manejando el resultado a su placer, no cedió metros en el medio, no sufrió en su área y cada tanto generó aproximaciones para justificar el marcador. A los 31´, en otra situación válida para el local, el ingresado Flores estuvo muy cerca de convertir el segundo tanto, con un disparo que pasó muy cerca de los límites del arco. Así, los minutos fueron pasando, al matador se le hizo cada vez más cómodo mover la pelota por lo ancho de la cancha y ante un flojo Agropecuario logró controlar la ventaja. Para decorar el resultado, a los 49´ apareció Magnín y con un disparo al palo izquierdo (con desvío de Dematei) puso el 2 a 0 final. De esta manera, el matador se aferró al resultado y con ello a la punta, y sin tiempo para más, se quedó con el triunfo. 

Síntesis:

Tigre: Roffo; Blondel, Alarcón, Cabrera, Prieto; Prediger, Menossi, González Metilli; Céliz, Magnín y T. Fernández. DT: Diego Martínez.

Agropecuario: Sand; Montero, Parnisari, J. Díaz, Dematei, Rosales; Pérez, Álvarez, A. González; Ríos y Dening. DT: Manuel Fernández. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *