LA LEPRA Y EL SANTO QUEDARON EN DEUDA

Independiente Rivadavia y San Martín de San Juan igualaron cero a cero.

FOTO DE PRENSA INDEPENDIENTE RIVADAVIA

El primer tiempo no estuvo a la altura del clásico, pero se jugó como un clásico. Ninguno de los dos equipos arriesgó de más en un encuentro que se tornó trabado. Independiente se hizo de la pelota y a través de las bandas buscó su negocio, pero chocó con un San Martín bien ordenado y que trabajo en bloque. La postura del verdinegro fue la de esperar en mitad de cancha y cerrarle los espacios a su rival. Así, el cotejo se encaminó al entretiempo con un flojo empate, a la lepra le faltó cambio de ritmo y sorprender a su contrincante, mientras que el santo cuidó mucho el orden y no invirtió en ofensiva. Lo mejor fue un disparo de Hilario Ramos (con una buena cesión de Ambroggio) contra el palo derecho.

El segundo tiempo comenzó flojo, pero con el paso de los minutos fue tomando color. Con empuje, el santo pudo sumar pases en ofensiva y a los 11´contó con una chance clarita, donde Freytes sacó sobre la línea un disparo potente de un jugador verdinegro. La cachetada del visitante exigió la respuesta de la lepra y el duelo encontró un buen ritmo, mucho más dinámico que el primer tiempo. Las situaciones empezaron a llegar, pero en el área del local, con un De Olivera siendo cada vez más protagonista. A posterior la lepra pudo alejar al santo de su área, aunque solo le sirvió para mantener la parda, ya que finalmente el clásico culminó cero a cero.

Lo que prometía un buen encuentro resultó en un tibio empate, donde ninguno de los dos equipos arriesgó en pos de la victoria. Con la igualdad Independiente se mantiene dentro de la zona de reducido, mientras que San Martín quedó en la puerta (del lado de afuera) de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.