LA LEPRA SUPO JUGAR EL SUPERCLÁSICO Y SIGUE EN LA COPA

Con goles de Ambrogio y Quiroga, más un partido inteligentísimo en lo colectivo, Independiente Rivadavia superó al lobo por 2-0 y avanza en la Copa Argentina.

FOTO DE PRENSA CSIR

De arranque pegó fuerte y lo hizo con un latigazo cruzado de Ambrogio. Y dicho 1-0 era totalmente merecido, ya que la lepra salió enchufada y el partido se jugaba en campo del lobo. Claro, al equipo de Pozo le costaba conectar de 3/4 en adelante e incluso su defensa no tuvo un buen inicio. Todo lo contrario pasaba en el conjunto de Gómez, con una zaga firme; un Zules de buen ida y vuelta por la derecha (gran PT del n° 4); con Turraca metiendo en la mitad y mucha verticalidad de Ambrogio (más tarde dejó el campo por una molestia), Vidal y Coronel. Es cierto que en cierre terminó mejor Gimnasia, sobre todo a partir del empuje de Ortegoza por el centro.

Ya en el complemento, donde el juego fue friccionado durante el arranque, llegaría el 2-0 para el caudillo del parque. Después de buenos pasajes colectivos y la persistencia en buen nivel de ciertos jugadores, cayó el segundo. Tras un córner por izquierda ganó de arriba Quiroga e Independiente de Rivadavia liquidó el superclásico. Si bien quedaba mucho por delante, su rival generaba muy poco como para complicarlo. Allí podemos rescatar la tarea de Ciccolini, que entró con muchas ganas pero no logró cambiar demasiado el panorama. Finalmente llegó el pitazo de cierre y la lepra se quedó con el clásico mendocino, tiñendo de color azul el Malvinas Argentinas y accediendo a una nueva fase de la Copa Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.