LA GLORIA SE LLEVÓ UN PARTIDAZO EN LA ÚLTIMA PELOTA

Instituto venció por 3 a 2 a Ferro en un entretenido cotejo en Alta Córdoba.

FOTO DE PRENSA FERRO CARRIL OESTE

El primer tiempo fue entretenido y cambiante. Instituto arrancó notablemente mejor, se mostró más solido en el ida y vuelta que propuso Ferro Carril Oeste, y es que en el tú a tú, la gloria fue más punzante y claro en los últimos metros a la hora de inquietar a su rival, mientras que el juego del verdolaga se vio diluido una vez que pasaba la mitad de cancha. Con el paso de los minutos la posesión del elenco de Bovaglio borró al visitante del partido y a los 24´, tras sumar méritos y exigir a Miño, los de Alta Córdoba se pusieron en ventaja mediante un cabezazo certero de Mazzola. Con el tanto, el albirrojo mantuvo el orden y la intensidad, aunque empezó a tener problemas para profundizar y ya no llegó con tanta claridad; de todas maneras, seguía siendo mejor. Pasados los 35´ Instituto tuvo dos minutos para el olvido, a los 36´ Alarcón metió la pelota en su propio arco con un gol en contra y a los 38´ el pibe Román se animó en la visita y clavó el balón contra el caño derecho. Así, sin haber sumado méritos, Ferro pasó a estar en ventaja, aunque la alegría no le duró mucho, ya que a los 47´ el ingresado Martín Pino (por la lesión de Cucchi) estampó el 2 a 2 con un preciso disparo que se ubicó contra el palo derecho de Miño.

El complemento no tuvo goles, pero contó con mucha intensidad y la propuesta loable de ambos equipos de ir a buscar la victoria. A diferencia de la primera parte, Ferro saltó al campo con una postura más agresiva, lo que trabó el partido y no le permitió la gloria acomodarse a su antojo. Otra diferencia fue la facilidad del verdolaga para generar situaciones, que en este segundo tiempo encontró los caminos y en varias oportunidades exigió la atención de Carranza (a los 12´ un remate de Carranza). Sin embargo, con el pasar de los minutos el elenco de Fernández perdió ritmo, mientras que Instituto mantuvo la intensidad y apretó cada vez más a la visita. El último cuarto de hora tuvo el protagonismo de Miño, que vio pasar la pelota por su área en varias oportunidades, fue exigido con un remate de Arias a los 36´ y llegando al minuto 45 tuvo una acción destacable, donde desde el suelo realizó múltiples atajadas. Finalmente, el que fue a buscar el triunfo tuvo su premio, y es que en la última chance de la noche, Graciani clavó su remate contra el palo derecho y esparció el festejo por todo Alta Córdoba.

Justo triunfo de Instituto, que sumó más merecimientos a lo largo de las dos etapas disputadas y sobre el final se llevó el merecido premio. Ahora, los de Bovaglio están en la tercera ubicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.