LA BANDA SE QUEDÓ CON EL CLÁSICO

Guillermo Brown venció a Deportivo Madryn y quedó en lo más alto de la tabla.

FOTO DE PRENSA DEPORTIVO MADRYN

El clásico comenzó entretenido, con una propuesta intensa de ambos que duró al menos 10´. Una vez pasados los minutos iniciales, el partido se definió de ida y vuelta, con dominio de pelota repartido por pasajes y situaciones de peligro en las dos áreas. En mayor medida, la banda intentó asentarse como protagonista, mientras que el Depo no tuvo inconvenientes en cederle el balón, ya que mediante la contra contó con las mejores chances de riesgo, un remate de Fernández (con respuesta de Ferrero) y otro tiro de Jeldres, el cuál perdió peligro una vez que llegó a las manos del arquero visitante. Guillermo Brown insistió más y contó con una variedad interesantes de chances, aunque prácticamente no exigió la respuesta de Ojeda, un disparo elevado de Rodrigo González y un tiro desviado de Ciapichetti fue lo más temerario que generó la visita. Con el pasar del cronómetro el aurinegro resolvió como disuadir el peligro en su área y el encuentro cayó en un periodo sin sobresaltos. En resumen, lo que dejó esta primera etapa fue un buen arranque de ambos, con más vértigo en ataque del Deportivo Madryn en los primeros pasajes, y una mejora progresiva del conjunto de Yllana, que pasados los 25´ se hizo de la pelota y produjo sus situaciones contra la valla de Ojeda.

El complemento empezó bastante flojo comparado con lo que había sido el primer tiempo. Guillermo Brown prosiguió con el dominio de balón, pero fue menos claro a la hora de avanzar 3/4 de campo, mientras que el aurinegro se compactó en su territorio y a los 19´ contó con una ocasión interesante, que consistió cabezazo elevado de Mansilla. Sin ser punzante, pero con la insistencia y el empuje, a los 24´ «pampu» González hizo festejar a medio Madryn, ya que recibió una asistencia de Renzo Pérez y tras acomodarse para su perfil clavó el balón contra el caño izquierdo, en lo que fue un lindo gol. Deportivo Madryn sintió el golpe y cambió la postura, adelantó metros y empezó a frecuentar el campo rival con más cantidad de jugadores. En una actitud más que obvia, el depo se le fue encima a la banda en los últimos minutos, apretó con más voluntad que claridad y apostó por la cantidad y los balones aéreos. Finalmente, a los de Pancaldo no les alcanzó el tiempo y la banda se quedó con una gran victoria.

Guillermo Brown no sólo ganó en el clásico de la ciudad, sino que también quedó como único líder (faltan los resultados de San Martín de Tucumán y Belgrano).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.