JUGÓ COMO LA CITA LO PEDÍA Y QUEDÓ TERCERO

Acassuso hizo el partido que tenía que hacer, le salió a la perfección, y ahora está bien arriba.

FOTO DE PRENSA ACASSUSO

Un golpazo contra el puntero podría haber sido otra manera de titular y habría quedado bien. Sin embargo, dicho enunciado podría haberle quitado mérito a un ssuso que merece ser destacado. Y es que este 2-1 ante Flandria es para resaltar, ya que no dejó jugar a uno de los mejores, abrumó con su presión alta e incluso se lo dio vuelta. Con justicia, ya que siempre priorizó el arco rival. Como si fuera poco suma 15 puntos para quedar tercero y a dos del propio canario.

De inicio y como es habitual, Flandria salió con todo para llevarse puesto al rival. En solo ’10 y luego de un buen balonazo de Ibáñez hacia la derecha, apareció Nouet para eludir a Medina y conseguir un claro penal. Desde los once metros el siete bravo no falló y puso el 1-0 para el local. La cita no cambió por lo menos hasta los ’25, puesto que durante este periodo el propio Flandria rompía por dentro con Ibáñez junto a Tisera y en la banda derecha de la mano de Nouet. Ya el resto del PT fue en gran parte del ssuso, que se acomodó y complicó. Y lo empató, cuando tras un tiro de Salto y un rebote de Lungarzo, apareció Benítez (recibió de Pipino) para empujar el 1-1.

El complemento no cambió demasiado respecto a como terminó el PT. Y es que desde el minuto ‘1 hasta el final, Acassuso dominó a los de Montenegro. A base de una presión alta, la buena conducción de Pipino y el enorme laburo de Auzmendi en punta de ataque, los locales marcaban la diferencia. Tal fue así, que al canario le costó muchísimo esta etapa (Benítez cortó sus circuitos en la medular) y sufrió como no lo había hecho prácticamente lo que va de campeonato. De esta manera y haciendo un gran trabajo de mitad hacia adelante, el quemero lo dio vuelta. A los ’41, el ingresado Torres buscó a un compañero por el centro y en dicho intento apareció el tan mencionado Auzmendi, quien no dudó y desde la puerta del área le rompió el arco a Lungarzo. Ya con el 2-1 a favor y pocos minutos por delante, el dueño de casa decidió cuidar el resultado pero quien lo cuidó fue Dobboletta, que salvó dos acciones clarísimas en el cierre (a Nouet y Puch entre los minutos ’47 y ’48) y le dio la victoria a su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *