GOLPEÓ EN MENDOZA Y QUEDÓ CERCA DEL REDUCIDO

Tristán Suárez derrotó por 2 a 1 a Independiente Rivadavia en Mendoza y quedó a tiro del reducido.

FOTO DE PRENSA DE INDEPENDIENTE RIVADAVIA

En un partido vital por el ingreso al reducido, Tristán Suárez primereó a Independiente Rivadavia y se llevó con justicia los tres puntos para su casa. El lechero completó un partido con altibajos, pero en el que pudo dar en la tecla y mantener firme el resultado. Miranda abrió la cuenta desde temprano y sobre el final del PT Asenjo lo empató, pero el lechero se recuperó en el complemento, se volvió a poner arriba con un tanto de Pantaleone y luego cuidó el marcador hasta el final. Con el triunfo Tristán Suárez trepó a la 6° posición (37 pts y a uno del reducido); mientras que Independiente quedó 10° (36 unidades).

El primer tiempo fue entretenido, no sobró demasiado pero tuvo dos emociones. Tristán Suárez sorprendió a unos y otros en el arranque, con un golazo de Miranda a los 6´, que se ubicó cercano al ángulo superior izquierdo. Con el partido cuesta arriba, la lepra intentó responder con intensidad, al mismo tiempo el lechero no aflojó y el trámite se volvió de ida y vuelta. En ese tú a tú ninguno logró ser claro y por momentos los dos iniciaron acciones muy directas, con pases excesivamente largos y sin destino. El pasar de los minutos encontró a un Tristán cómodo con el resultado, en su campo y esperando los ataques de un Independiente impreciso sobre todo desde ¾ de cancha. Así, gran parte de la primera parte transcurrió con el dueño de casa como protagonista o dueño del balón, buscando lastimar y fallando en el intento. De tanto ir, los mendocinos recién sobre el final pudieron dar en el clavo, ya que sin muchas chances claras de por medio (solo un remate de Mayorga pegado al palo izquierdo), a los 44´ anotaron la parda. Y fue Asenjo quién, tras una gran mandada de Sánchez, colocó el esférico (desde fuera del área) contra el caño derecho. El tanto cacheteó a un lechero, que la pasó mal en esos últimos minutos de la primera parte. 

El complemento comenzó similar a la primera parte y significó la consagración de la visita. El lechero salió con todo a buscar ponerse en ventaja y generó unos primeros 15´muy complicados para la defensa local, que en el día de la fecha no tuvo su mejor tarde. A los 11´y tras un centro de Miranda, Pantaleone le ganó en la altura a su marcador y estampó de cabeza el 2-1 parcial, que en ese momento parecía justo, por todo lo hecho. En el transcurso del encuentro los de Biggeri se encargaron de asegurar el triunfo, primero sosteniendo un medio firme de la mano de Quiroga y Muñoz, y luego resistiendo con una defensa que en líneas generales no atravesó muchos sobresaltos. Por su parte, la lepra siguió teniendo problemas de conexión en el campo rival, le costó aún más encontrar espacios con su contrincante apostado en el terreno y sin ideas ni tiempo, cedió ante el nerviosismo y vio diluir sus opciones. Sobre el cierre, tanto el local como la visita tuvieron sus chances, pero al no convertir más emociones, el cotejo quedó 2-1 para Tristán Suárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *