GANÓ CON DIEZ Y SE METIÓ DE PREPO

Quilmes se hizo fuerte de local y con diez hombres venció al siempre difícil Tigre.

FOTO DE PRENSA DE QUILMES

Por la fecha 25, Quilmes recibió en el Centenario a Tigre, en lo que fue un verdadero partidazo. El cervecero logró imponerse por la mínima ante su rival, golpeó primero, sufrió el empate, aguantó con diez hombres y en el pasaje final pudo desahogarse con el tanto de Pier Barrios. En cuanto al juego en sí, los de Sava hicieron un primer tiempo correcto, marcaron en una de las pocas chances que produjeron y luego supieron como defenderse ante el ataque rival. En el complemento la cosa fue otra, el matador aprovechó la expulsión de Moreira para empatar el duelo y ponerse a tiro de la victoria, pero el decano tuvo la última palabra y tras un error defensivo de la visita, el dueño de casa pudo apropiarse del resultado. Gran triunfo de Quilmes, que trepó a cuarto lugar y quedó a 7 de la punta.

El primer tiempo comenzó entretenido, acorde al buen momento en la tabla de ambos. Los primeros minutos fueron muy intensos, a tal punto que a segundos del inicio Saracho le ganó un mano a mano a Protti fuera del área. Al matador le costó hacerse de la posesión, pero con el pasar de los minutos se fue afianzando, el cervecero empezó a regular la energía y bajó el ritmo, se plantó en defensa y propuso el ida y vuelta. En el ping pong de situaciones antes de los 15´, la visita sumó más puntos, aunque el dueño de casa no se lo hizo fácil y por ellos las chances quedaron en chances y no en goles. Las polémicas también llegaron temprano, Ortega sujetó a Magnín en el área de Quilmes, el juez obvió la infracción y todo Tigre se le fue al humo. A los 18´ el cervecero pisó el acelerador y abrió el marcador, en una triple situación, Roffo le tapó el remate a Obregón, en la continuidad despejaron sobre la línea el intento de Pavone y en el rebote Bonetto de cabeza puso la pelota contra el caño izquierdo. Tras el tanto, el juego del matador se diluyó, el partido se volvió áspero y las patadas no tardaron en aparecer, así también como los espacios para el local, que a los 25´ desperdició un contragolpe con Pons. De esta manera, el trámite del duelo se tornó a gusto de Quilmes, que compactado en su campo, esperó para romper en mitad de cancha y contragolpear. En el trayecto hacia el entretiempo, el cervecero sufrió pocos sobresaltos y finalmente se fue al descanso con una victoria parcial justificada por controlar las formas y el ritmo del juego. Minutos antes de terminar la primera parte, se armó un revuelo entre jugadores e integrantes del CT de ambos equipos y en base a ello Mastrangelo mostró tarjetas por todos lados. 

El complemento arrancó tan caliente como había terminado la primera parte. Ninguno de los equipos frenó los humos y el primer afectado fue el cervecero, que a los 6´ se quedó con 10 hombres por la expulsión de Moreira (doble amarilla). Hasta la salida del defensor local, el matador no había podido llegar con facilidad y a partir del suceso, los de Martínez aprovecharon los espacios y se le fueron encima a su rival. Con más empuje que otra cosa, la visita fue arrimando el bochín, llegó con Magnín en dos instancias y luego se dio el gusto de empatar el pleito. Por más que tuvo espacios, el gol llegó a los 14´ mediante un remate lejano de Menossi que se clavó contra el palo derecho. Posterior al tanto el matador se adueñó de la pelota y accedió de todas las maneras posibles al cervecero, pero solo logró pisar el área con peligro en pocas ocasiones. Una salvada de Saracho ante Magnin a los 17´ fue de lo más claro de la visita (exceptuando el gol), mientras que el Decano tardó en recomponerse, defendió en primera instancia y cuando estuvo listo se perfiló para golpear de contra. Los minutos pasaron, Tigre siguió sin encontrarle la vuelta a la defensa local y Quilmes se sintió cada vez más cómodo jugando de contra. Finalmente, cuando el cotejo era parejo y ya no tenía al matador como único protagonista, los de Sava pasaron al frente en el marcador. A los 34´, luego de un centro y tras un rechazo de Alarcón, Pier Barrios enganchó la pelota en el corazón del área y colocó su remate contra el palo derecho. El tanto noqueó anímicamente a los de Victoria, que no se pudieron reponer y finalmente sucumbieron. Fue triunfo cervecero, que le ganó a un candidato y se metió en la zona de reducido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *