FUE UNA MAQUINITA Y RATIFICÓ SU LIDERAZGO

A pesar de ir abajo durante el PT, Flandria fue siempre el mismo y con dicho rendimiento se llevó puesto a Cañuelas.

FOTO DE PRENSA FLANDRIA

Aunque esta gigantesca victoria realza el nivel de Flandria, lo de hoy fue un paso más. Y es que como lo viene haciendo desde hace rato, el canario respetó su idea y fue para adelante, llevándose así un 4-2 sobre Cañuelas. Sí, es cierto que en el PT se fue abajo 0-2, pero aún así en dicho periodo fue más y en el complemento lo demostró. De esta manera, reúne 17 puntos y se ubica como el único puntero del Clausura.

Desde el minuto ‘1 Flandria se apoderó de la pelota como se esperaba. Con Trinidad e Ibáñez en la elaboración-cambio de ritmo, el canario marcaba la pauta en el inicio. Cañuelas por su parte, que sabe jugar sin pelota, avisaba con algún contraataque comandado por Martínez y Castañeda. Y a los ’21, justamente con Castañeda ganando por derecha, llegó el centro atrás para que Cariaga cante el 1-0. Después del gol las cosas cambiaron un poco, ya que la visita pareció acomodarse más. Eso sí, el canario nunca dejó de ir y a los ’30 tuvo el empate con un remate cercano de Trinidad. Ya sobre el cierre y para ampliar la diferencia, Aguirre desvió un córner ejecutado por Castañeda y el tambero se fue 2-0 al entretiempo.

En pleno arranque de ST otra vez Trinidad probaba de afuera aunque esta vez fue Lingua Bender quien evitó el tanto del local. Pero lo que no pudo evitar fue un testazo terrible de Gordillo, que recibió tras una guapeada de Nouet por derecha y dejó el tanteador en 2-1 a los ‘2. Con dicho descuento el dueño de casa se envalentonó aún más, teniendo al rato dos acciones claras como para empatar (cabezazo de Nouet y mano a mano de Trinidad). No hay dos sin tres dice la frase y en la tercera llegó la igualdad. De la mano de Ibáñez, de tiro libre, Flandria puso el 2 a 2. Y como cayó el segundo cayó el tercero. Luego de un córner desde la izquierda y la aparición de Marchio para ganar de cabeza, Flandria clavó el 3-2. Ya en el final y para sellar un verdadero triunfazo, el ingresado Giménez capturó un rebote de Lingua Bender y dictaminó el 4-2 final. Minutos después sonó el pitazo final y fue festejo para el equipo de Montenegro, quien fue una maquinita y ratificó su liderazgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *