ERA DE CHACA PERO ORTEGA SALVÓ A QUILMES

Chacarita y Quilmes igualaron dos a dos en un partido que fue de menor a mayor, cambió de flojo a electrizante y tuvo el mejor de los cierres.

FOTO DE PRENSA QUILMES

El primer tiempo fue de mayor a mayor. El cervecero arrancó mejor, con la intención de llevarse puesto a su rival, pero no generó demasiado. El funebrero pudo hacerle frente y cuando el encuentro era parejo, Fede González puso el 1-0 para los decanos. Chaca sintió el golpe y tuvo que hacerse cargo del partido, le costó profundizar en ataque y dejó una imagen bastante floja en materia ofensiva.

Para el complemento, el funebrero se hizo cargo de las acciones y pasó por encima a su rival. En amanecer de la etapa, Russo convirtió en gol un centro de Blanco y puso la parda. A partir de allí, con más empuje que claridad, los de Centrone empujaron y presionaron contra su arco a un Quilmes que no gravitó en ofensiva y sufrió en defensa. A pocos minutos del cierre, Russo ganó un penal y con tinte épico, Godoy se hizo cargo de poner el 2-1 y dar vuelta el marcador. En la última de la tarde, con orgullo e ímpetu, el cervecero fue a todo o nada y de la mano de Ortega encontró la agónica igualdad.

Final electrizante para un encuentro que mostró poco en el PT y tuvo la mejor de las resoluciones en el segundo tiempo. El punto no sirve demasiado si se piensa en Chaca, que lo ganaba y merecía más, y es muy valioso del lado de Quilmes, que aún sigue en deuda con los triunfos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.