ENVIÓN DE COPA Y NUEVA VICTORIA

Quilmes jugó un partido ajustado a su necesidad y consiguió tres puntos vitales ante Guillermo Brown. El cervecero no fue necesariamente superior, pero estuvo eficaz y se quedó con el duelo.

FOTO DE PRENSA QUILMES

El primer tiempo fue dinámico, se jugó a un buen ritmo, aunque tuvo pocas acciones de peligro. Y es que los equipos salieron a jugar con buenas intenciones y lo que faltó fue más precisión en los metros finales. En el pingo pong de situaciones la banda dejó una mejor sensación, con una chance clarita de Colazo que Budiño contuvo. El cervecero también contó con aproximaciones peligrosas, aunque de menor profundidad. Vale aclarar que en los pasajes iniciales todo Quilmes reclamó un penal a Fede González, el cuál pareció serlo pero el árbitro hizo caso omiso.

En el complemento Guillermo Brown no cambió las formas, pero el que golpeó primero fue el conjunto de casa. Tras una asistencia de Ortega, a los 7′ Federico González puso el 1-0 y alivianó los aires del Centenario. El gol empujó al elenco de Puerto Madryn a ir por el empate y chocó con un Quilmes que supo cuidar el resultado sin retroceder excesivamente. Así, los dirigidos por Benítez administraron la ventaja sin pasar demasiados sobresaltos, realizando un trabajo a destajo, pero sin la necesidad de cortar clavos.

Segunda victoria consecutiva para Quilmes, que empieza a dejar atrás los malos tragos y apunta al reducido (aún está fuera).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.