ENORME LEVANTADA DE LOS ANDES

El equipo de Salomón creció en la segunda etapa y empató un partido en el que CADU ganaba por 2-0.

No hay dudas de que Defensores Unidos jugó mejor, por lo menos en el balance general. Y es que no solo tuvo chances en el segundo tiempo, en el periodo inicial mostró un muy buen funcionamiento y de arranque. Ya a los 6 minutos quebró el marcador con un tiro libre de Giménez (una de las grandes figuras) que se metió pidiendo permiso por el segundo palo de Casas. Pero lo de CADU no era solo aquel gol del n° 10, Cattaldi participaba con cierta presencia por izquierda; Riera se imponía en el círculo central; y por supuesto que Velázquez en punta de ataque, era de lo más punzante junto al mencionado Giménez. Y justamente por medio del capitán nació el 2-0, ya que el goleador y número nueve ganó de arriba tras un córner por derecha y amplió la diferencia de cara al entretiempo. En cuanto a Los Andes, del cual hubo bastante poco, hay que marcar las incansables ganas de Pérez (tuvo un mano a mano ante Aquino) y Mansilla que buscaban explotar las bandas.

Luego en el segundo tiempo, durante su arranque, el trámite no cambió. Claro, la dupla ofensiva de Zárate siguió complicando a la defensa rival y muy pero muy cerca del tercero. Lomas por su parte, con más empuje que fútbol y por la obligación de su escudo, también se mantenía yendo a por el arco rival. Y de la misma manera, con Mansilla por un lado y con Pérez por el otro. Eso sí, con un nuevo integrante en este periodo, Espeche. El ex All Boys, que eligió la izquierda, no tardó en llevar riesgo contra campo de CADU y tampoco tardó en descontar (recibió un centro desde la derecha y en el segundo palo alcanzó a puntearla). Con el 2-1 se levantó el equipo, la gente, y se creó una comunión esperanzadora para el local. Aún así parecía lejos, mucho más por las situaciones que generaba la visita. Sin embargo la falta de puntería en el equipo de «Mostaza» no pudo lograr la sentencia del partido y dejó abierto el partido. Y en le final ocurrió lo que Lomas esperaba, llegó el empate. En la última acción del encuentro y por medio de un grandísimo tiro libre del ingresado Peters, el equipo de Salomón alcanzó el empate y rescató un 2-2 que termina siendo más que positivo.

Vuelvo al principio, CADU mereció más e hizo más pero pagó su falta de eficacia para liquidar la cita. Al mismo tiempo es imposible no destacar las ganas y la lucha de Los Andes, que de tanto buscar y no darse por vencido, encontró una igualdad que le permite respirar y dar de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.