EL LOBO EMPATÓ CON DIEZ EN MATADEROS

Chicago lo ganaba en un encuentro parejo, pero Gimnasia reaccionó y lo empató en inferioridad numérica.

FOTO DE PRENSA GIMNASIA DE MENDOZA

El primer tiempo resultó de ida y vuelta, pero con poco riesgo en las áreas. Ambos elencos buscaron protagonizar el cotejo, al torito le salió algo mejor, pero las situaciones fueron pocas. Tanto a Chicago como a Gimnasia les faltó algo fundamental, ser claros en los metros finales y concretar la propuesta. En resumen, la conducción, las transiciones y las intensiones no alcanzaron para abrir un marcador, que en pocos momentos estuvo cerca de abrirse. El negocio del pituco estuvo en la recuperación en mitad de cancha y rápida réplica; mientras que el verdinegro apostó a sostener el balón y pensar la jugada en base a ello. La ocasión más clara de esta primera etapa la tuvo el elenco de Grelak, con un tiro de José Luis Fernández que se estrelló en el palo derecho.

El complemento arrancó flojo, con los dos equipos intentando ser directos pero en el camino siendo imprecisos. El partido recién sufrió un quiebre a los 15´, cuando Meritello se retiró expulsado (por doble amarilla) por una fuerte entrada a José Luis Fernández. De esa falta, nació el gol del torito, ya que cuando se reanudó el juego, un envío centrado de Álvarez y la floja respuesta de Giovini para despejar el balón, derivaron el 1-0 para Chicago. Con uno menos, Gimnasia buscó revancha, aguantó alguna que otra incursión del rival y a los 29´ encontró el empate. Mondino enganchó un centro pasado, el balón salió con cierta parsimonia, pero no modificó su trayectoria y se clavó contra el caño izquierdo. Ya con el 1-1, el pituco pudo ganarlo en un mano a mano de Barbieri, pero Bottini estuvo estupendo para tapar el remate. El verdinegro también tuvo lo suyo, con un gol anulado a Charpentier casi sobre los 43´.

Desde la previa, Gimnasia de Mendoza necesitaba los 3 puntos para prenderse arriba. Ya en juego, con un jugador menos y arrancando abajo en el marcador, el empate no se mira con malos ojos. Chicago se había ilusionado con el triunfo, pero con la ventaja en su poder se descuidó y el lobo se lo empató. Punto y a parte para la polémica de la noche, el gol anulado a Paul Charpentier, que parecía habilitado, aunque la fracción de error el milimétrica.

En la tabla, los de Luca Marcogiuseppe se ubican en la cuarta posición, a 4 puntos del escolta Brown y a 11 unidades del líder Belgrano. Por su parte, el elenco de Mataderos quedó en la 17° plaza, a 1 punto del reducido (aún no quedó libre).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.