DIO EL BATACAZO Y DERROTÓ A UN CANDIDATO

Independiente Rivadavia golpeó a Güemes en condición de visitante, se llevó un gran triunfo y amplió la mala racha del gaucho en Santiago del Estero.

Foto: Prensa de Güemes

Por la fecha 23, Güemes recibió en el Estadio Único Madre de Ciudades a Independiente Rivadavia. La lepra jugó un gran partido, supo aprovechar la efectividad y luego jerarquizó los contraataques. El elenco dirigido por el “negro” Gómez hizo todo lo que tenía que hacer, golpeó primero cuando el pleito era más bien cerrado, luego defendió en los momentos donde su rival parecía estar cerca de la igualdad y mediante las contras pudo ampliar el marcador. El gaucho sufrió mucho las réplicas del equipo visitante, a tal punto que podría haber caído por más de dos goles. Justo triunfo de Independiente por 2 a 0 ante Güemes.

El primer tiempo arrancó intenso, con una clara tendencia para el gaucho. Los de Martel salieron muy enchufados y con el objetivo de golpear temprano, presión alta, mucha dinámica y la utilización de las bandas fueron las herramientas del local para intentar hacer daño. Con la interacción de los mediocampistas, la lepra empezó a sumar pases, metió la pelota en el área de Güemes y emparejó las acciones. Sin situaciones, los primeros 10´ pasaron atractivos. Lo más peligroso hasta el momento constó en un remate lejano de Juárez (a los 13´) que controló Aracena. Pese a no tener chances de gol, hubo acción cerca de las áreas, que no pudieron transformarse en ocasiones solo por el oportunismo de las defensas o imprecisiones en la finalización. En otra ocasión de riesgo, pero en esta caso el arco de enfrente, a los 20´ Imperiale quedó mano a mano con Salvá por el palo izquierdo y en vez de apuntar a la red, intentó un buscapié que no encontró su destino. Con más de 25´ transitados, el cotejo se confeccionó con el gaucho a cargo de las iniciativas y la lepra con las réplicas, en un ida y vuelta frenético, donde a ambos equipos solo les faltaba embocarla al arco. Eso fue lo que hizo Independiente, el elenco mendocino metió una contra mortal a los 26´ y tras una gran asistencia de cabeza de Quiroga, también con la testa Ambrogio empujó el balón bajo los tres palos. El gol produjo que el local cambie la marcha y acelere a por el empate. En la búsqueda, a los 31´ Romero tuvo la parda, pero estampó un fortísimo remate contra el horizontal. En otro buen intento, a los 34´ Barrientos aprovechó con la cabeza una desinteligencia defensiva para de emboquillada buscar la igualdad, pero encontró la buena respuesta de Arcena, que mandó el balón al córner. En respuesta, a los 36´ Quiroga de contraataque disparó desde lejos y no generó más que un “sustito” en la parcialidad rival. Para no quedar, un minuto después fue protagonista de un gran cabezazo a quemarropa, que solo por los reflejos de Salvá no derivó en el segundo tanto de Independiente. En líneas generales, el marcador potenció el ida y vuelta entre ambos, que arrancó más bien opaco y se fue al entretiempo con buenas situaciones por bando. En cuanto a merecimientos, la lepra fue eficaz en lo que tuvo y sacó una justa ventaja. Lo último de la primera parte consistió en intentos poco claros del local, que imprimió intensidad pero no le alcanzó para vulnerar una defensa rival bien formada. 

Independiente arrancó el complemento casi atragantado, a causa de una situación imposible que Vega, a metros del arco, no pudo empujar contra la red y terminó desviando por encima del travesaño. Con el paso de los minutos, la insistencia del gaucho doblegó a la lepra, que cedió metros de su campo y sufrió la embestida inicial del dueño de casa. Pese a la actitud y la intensidad del elenco de Pablo Martel, los de azul pudieron repeler en última instancia el peligro, sufriendo en el camino, pero manteniendo los tres puntos bajo llave. Pasados los 10´ el juego cambió radicalmente, Güemes mermó la intensidad, bajó la presión agobiante y la lepra pudo conquistar metros en el terreno, hasta tuvo una chance con Asenjo sobre los 15´, que terminó por arriba del travesaño. Como acto de mejoría, a los 18´ Palacio generó una situación con un disparo que se fue cerca del palo derecho. Mediante las contras, el conjunto mendocino produjo sus ocasiones de peligro, con las que tuvo serias chances de abultar el marcador. A los 23´ Malanca desbordó por derecha y metió un gran centro pasado, que Martínez conectó desde el palo izquierdo y solo por el Gaby Fernández la pelota no atravesó la línea de gol. Un minuto más tarde, Quiroga taqueó tras una asistencia desde la izquierda, pero el disparo no fue potente y le quedó servida a Salvá. Para mayor dolor de cabeza, a los 25´ Vega se retiró lesionado de una de sus rodillas y preocupó a todo el banco local. Tras merecerlo y no poder concretar sus acciones, a los 33´ Enzo Martínez se vistió de artillero y marcó un verdadero golazo. El 11 recibió dentro del área, sobre la parte izquierda de la misma y clavó su disparo contra el ángulo superior derecho. El gol fue un baldazo de agua fría, tanto que el gaucho no logró atacar con claridad en el resto del pleito. Con más acciones que sobresaltos, el duelo empezó a morir y finalmente culminó. Gran victoria de la lepra, que venció por 2 a 0 a Güemes.

Síntesis:

Guemes: Salvá; Salas, Fernandez, Zárate, Lucero; Morales, Juárez, López, Barrientos; Romero y Vega. DT: Pablo Martel. 

Independiente Rivadavia: Aracena; Malanca, Rébola, Freytes, Godoy; Ambrogio, Mayorga, Fabello, Martínez; Imperiale; Quiroga. DT: Gabriel Gómez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *