CON LOS HISTÓRICOS LOGRÓ ALGO HISTÓRICO

De la mano de Banegas y Matos, autores de los goles, Comunicaciones sacó adelante la «final» en Maschwitz y se coronó campeón del Apertura 2022.

FOTO DE PRENSA COMUNICACIONES

El gran equipo de Cavalieri hoy logró aquello que tanto buscó y que tanto mereció, ser campeón del torneo Apertura. Sufrió un poco, ya que en la fecha anterior se le había escapado una victoria importante frente a San Miguel y hoy tampoco la pasó bien. Eso sí, los experimentados de la casa plantaron bandera y le dieron el campeonato. Sí, a pesar de que Ituzaingó caía frente a Fénix, Comu tenía que ganar. Justamente allí apareció Banegas para abrir el camino y luego Matos, que sentenció el título con el 2-0.

Ya de arranque le costaba a la visita. Jugaba muy lejos del arco rival, abusaba del pelotazo y no encontraba conexión en la mitad. Vivas, el polifuncional lateral derecho, era el único que trataba de buscar a un compañero. Obviamente que hubieron chispazos de Vázquez, el diez, pero no mucho más. En cambio y por el lado de Armenio, había seguridad en el fondo; buena circulación de mitad hacia adelante con Sánchez y Montani; y una importante verticalidad con Bonacci y Nakache. Aún así, el buen papel en el arco por parte de Kadijevic dejaba el partido en cero.

Sin embargo, en el complemento todo cambió y la ráfaga amarilla se hizo sentir. Banegas avisó de manera temprana y segundos después marcó el 1-0 que abrió paso a la gloria. Con dicho gol, vaya si no se levantó el equipo de Cavalieri, puesto que empezó a tenerla más y a complicar de manera seria por primera vez en el partido. Y como llegó el primero también llegó el segundo, a base de corazón y garra. Luego de un bochazo largo y una corrida de Sosa, el cartero ganó un penal. Allí no falló el histórico Matos y Comunicaciones encaminó la victoria. Es cierto que en el cierre volvería a tomar la posta el dueño de casa, pero sin chances claras como para descontar.

Y sin descuentos, ni sorpresas desde Merlo donde caía Ituzaingó frente a Fénix, llegó el pitazo final de Biasutto (el juez debió haber sancionado un penal sobre Nakache para Armenio) que consagró a Comu. Consagración más que merecida, ya que este equipo tuvo todo. Fue más que efectivo, llegando a marcar 27 goles (el equipo que más marcó en el torneo); uno de los que mejor defendió (recibió solo 13 goles y fue al que menos le convirtieron); y quien junto a Ituzaingó, realizó un futbol maravilloso. Sí, maravilloso.

Y es que la idea de Cavalieri, que siempre fue respetada y sostenida durante los 15 partidos, tuvo mucho toque y ataque, eso a lo que yo llamo fútbol maravilloso. Ese que le dio Kadijevic, Banegas, Ríos y Lastra en cada salida; ese que mejoraba cuando la pelota pasaba por Vázquez o Lima. Y ese que terminaba de ser más maravilloso aún, cuando lo convertía Ferrero, Sosa o Matos. Ojo, el fútbol maravilloso también necesita de jugadores que te respalden al intentarlo, y allí hay que destacar a los Lastra, Cattaneo o García. Y por supuesto a Vivas como a Bovone, dos motores en cada lateral del campo.

Sí, así ganó el torneo Comu, con un poco de todo. Con un poco de jugadores «guapos»; de aquellos «líricos»; y de los «motorcitos», pero sobre todo, con una idea a la que todos se entregaron y que en definitiva, hoy les dio una merecida recompensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.