CHACA GOLPEÓ DE ARRANQUE Y SUMÓ SU PRIMER TRIUNFO

Chacarita pudo sortear una tarde difícil y se quedó con los puntos ante Flandria.

FOTO DE PRENSA CHACARITA

El primer tiempo fue entretenido, tuvo los goles y contó con buenos pasajes de fútbol (sobretodo del local). En Jáuregui, Chacarita arrancó picante y contundente, y a los 9´ se puso en ventaja gracias a una media vuelta de Rosso, que dentro del área definió como todo un delantero. También por la vía aérea, minutos después Facundo Parra aprovechó el desconcierto de la defensa del canario y en soledad conectó un cabezazo que se coló por el palo derecho de Lungarzo. Tras el cachetazo, Flandria fue creciendo en el campo, hizo uso del terreno que le cedió su rival y de a poco sumó méritos para lograr el descuento. En una decisión polémica (no por ello errónea), Broggi sancionó penal para los de amarillo, pero Losas le ganó la pulseada a Juan Barbieri y le contuvo el penal. El fútbol le dio revancha al nueve canario, que minutos después, tras una gran asistencia de Borasi, estampó el 2-1.

El complemento arrancó con el condimento de la mínima diferencia de la ventaja de chaca para con Flandria en el marcador. Los dirigidos por Montengro aceleraron y sobre el inicio contaron con las chances más peligrosas, primero Marchio marcaba el empate, pero el juez lo anuló a instancias del asistente, y luego otro tanto anulado, pero esta vez de Juan Barbieri, por una falta inexistente ante el arquero funebrero. Además, en el local también se pidió una mano de Rosso (posible penal), que el árbitro Broggi desestimó. En relación a ello, el arbitraje no tuvo una buena tarde y erró en varias decisiones importantes para el transcurso del partido. Básicamente, el elenco visitante se dedicó a defender la ventaja, contó con una oportunidad para abultar cifras, pero Lungarzo intervino con seguridad y ya con el cronometro avanzado apostó por asegurar el resultado. Finalmente, Chacarita resistió y se llevó unos importantes tres puntos ante un Flandria que hizo las cosas bien en ataque y mereció algo más que una derrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.