EL LOBO MERECIÓ MUCHO MÁS PERO LA FIESTA ES DE CHACO

De la mano de Gaggi, que metió un golazo, y Canuto que tapó absolutamente todo, For Ever venció a Gimnasia por 1-0 en Resistencia.

Después de 23 años el estadio de Chaco volvía a recibir una cita de Primera Nacional y lo hacía con un triunfazo. Pero lo de triunfazo no tiene que ver con una noche épica o en la que su equipo dio vuelta un partido, sino por lo que sufrió. Y es que no hay dudas de que los mendocinos hicieron más y merecieron más, ya de arranque lo demostraron. Sobre todo con Andrada, su n° 10, que se convirtió en el guía del lobo, un buen socio del lateral izquierdo Aruga (iba como una locomotora por la izquierda) y en el enemigo de Canuto. Ojo, Canuto no fue el único héroe de chaco, Gaggi también lo fue. En una de las únicas que generó el local, gracias a un muy buen desborde de Lucero, apareció Gaggi para conectar de tres dedos en la medialuna y marcar el 1-0 (golazo).

En el complemento sí mejoró el equipo del «chango», aunque tampoco brilló. Gimnasia siguió igual, siendo superior y convirtiendo en figura al gran Canuto. Si bien probó desde afuera o con balón parado, el lobo nunca pudo vencer al n° 1 local. Ojo, el n° 1 visitante también participó en este periodo, sacando sobre el final buenos disparos de Chaco. En definitiva y como marcamos al principio, Gimnasia claramente mereció más. Eso sí, el fútbol también es puntería y al equipo de Pozo le faltó, aunque es inevitable decir que Canuto fue la estrella de la noche y por él los tres puntos se quedaron en el norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.