BOLETO A 16AVOS Y UN ENVIÓN ANÍMICO BÁRBARO

Quilmes se defendió bien, fue contundente, y venció al gran San Martín de Tucumán en la Copa por 2-0.

FOTO DE PRENSA QUILMES

Si hay alguien que necesitaba ganar hoy era Quilmes (está en la posición n° 22 de Primera Nacional), y lo hizo. No brilló en cuanto a la producción de juego, no fue dominador de la pelota, ni tuvo más chances que su rival, pero ganó en un momento complicado y dicho aspecto vale oro. Es más, lo ganó con total justicia por su eficacia y su buen laburo defensivo.

De principio pegó fuerte mediante un penal del gran Camilo Machado (mano de Lopes y correcta sanción de Penel). Sin embargo no hubo mucho más por parte del cervecero pero sí varias acciones de riesgo de San Martin (cabezazo de Jourdan abajo del área, tiro de Celiz desde afuera, remate de Sansotre también desde lejos), aunque en todas ellas respondió muy pero muy bien el arquero Budiño.

Justamente el arquero de Quilmes termina siendo una de las figuras, aunque en el segundo tiempo intervino menos. Ojo, no es que dejó de mostrar firmeza, pero en este periodo el ciruja (que siguió siendo mejor) buscó mucho por arriba (mucho lanzamiento de Costa) y allí hay que destacar a Barrios en la defensa (buen partido del zaguero). Y por supuesto también marcar lo del punta Molina, autor del 2-0, que aprovechó la que tuvo en ataque (capturó un rebote de Sansotre) y metió un bombazo tremendo.

Así se lo lleva el equipo de Benítez, con contundencia sobre todo; pero también con un gran retroceso y un enorme laburo defensivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.