BIANCHI: GOLES Y SACRIFICIO POR EL EQUIPO

El delantero es una pieza clave de All Boys.

FOTO DE PRENSA ALL BOYS

All Boys concretó un triunfo importante ante Gimnasia de Jujuy el pasado sábado, que lo deja cerca de los puestos altos y le devuelve la ilusión al hincha. Los 18 puntos del albo no son para nada una casualidad, ya que bajo la conducción técnica del gran Aníbal Biggeri y con un plantel con hambre de gloria, el elenco de Floresta va progresando en la Primera Nacional. Entre los nombres propios del plantel, Andrés Desábato, Marcos Sánchez, Leandro Martínez Montagnoli, Hugo Soria, Matías Muñoz, Nicolás Barrientos (el goleador del equipo con 4 tantos y un presente que promete), Fernando Barrientos, Fernando Brandán (de los mejores 10 de la categoría, imaginación y gambetas aseguradas), hay que destacar la labor de Octavio Bianchi, el nueve que es más que un delantero y lleva 3 goles en lo que va del campeonato.

Y es que el atacante le hace honor al número de su camiseta, pero su trabajo va más allá de recibir y ubicar la pelota bajo los tres palos. El ex Sansinena realiza una labor incansable alrededor del área, luchando contra sus marcadores para generarse sus espacios y ganarle un tiempo más a sus compañeros. En la disputa, su buen porte lo ayuda en la tarea de aguantar, además de bancarse el desgaste que le provoca el salir e ingresar en el área (es un jugador dúctil que no tiene problemas para moverse y luchar por la pelota). En relación a esto último, es importante destacar su función, ya que fruto de ello surgen la cantidad de goles que se reparten los mediocampistas (entre Brandán y Nico Barrientos acumulan 7 goles en total), algo que sin el esfuerzo de Bianchi no se podría dar.

Por otra parte, el buen pasar del delantero no es mera casualidad, ya que en su anterior paso por el Sansinena dejó un saldo interesante de 11 goles en 25 encuentros. Claro está que la apuesta que realizó en su momento la comisión directiva de All Boys parece ir encaminada y si bien aún falta mucho transitar para que finalice el vigente campeonato, en estos 8 partidos que disputó, el ex Ciudad Bolívar mostró actuaciones que estuvieron a la talla del escudo que representa.

Particularmente, en el último enfrentamiento frente a Gimnasia de Jujuy, Octavio Bianchi reflejó todo lo que se refirió en los párrafos anteriores. El delantero se encargó de abrir el marcador, tras un gran centro de Agustín Morales, el nueve utilizó su porte para ganar en el área y estampar de cabeza el 1-0. Además de luchar y exigir en la última línea del lobo, Bianchi también se encargó de ser opción de pase y en el segundo tanto se vistió de asistidor, y no fue una cesión cualquiera, ya que engañó a la defensa rival con un intento individual, se llevó la marca y generó el espacio para que después ingrese Nicolás Barrientos en soledad y ponga el 2-0 (obviamente tras un preciso pase del atacante).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.