ALMIRANTE PAGÓ CARO UN FLOJO COMPLEMENTO

En Isidro Casanova, Almirante Brown lo ganaba 1-0, pero Deportivo Morón interpuso su orgullo y empató las acciones.

FOTO DE PRENSA DEPORTIVO MORÓN

La primera etapa entre Almirante y Morón se jugó como un clásico. Los minutos iniciales fueron los mejores, ambos elencos intentaron y propusieron un ida y vuelta entretenido, donde la fragata fue algo más profunda. A los 8´ el mirasol avisó con Guzmán (mano a mano que resolvió Rojas), que luego tendría revancha. Y es que, a los 10´ el «chaco» puso el 1-0 tras una cesión de Florián Monzón (jugada propulsada por el Guri), apareciendo sobre la derecha y colocando su remate contra el caño derecho. El tanto cambió el panorama del juego, la fragata optó por ordenarse y le dejó la responsabilidad a un flojo gallo, que falló en la generación. Los problemas del gallito se tradujeron en un bajón del tramite y pocas aproximaciones. Así, con pelotas filtradas a Monzón y a Guzmán, Almirante encontró su negocio y sacó ventaja en un PT que fue de mayor a menor.

El complemento fue mucho menos entretenido que el primer tiempo. Almirante ya no salió a jugar con tanta agresividad como en el PT y eso mismo generó que Morón adelante metros e intente rebuscárselas para llegar al arco de Martínez. Al gallito no le fue fácil, pero con empuje y voluntad fue acercándose cada más, contando con aproximaciones poco profundas. Con la balanza de méritos pareja (la fragata se quedó notablemente), a los 30´ Broggi mandó contra la red (de cabeza) un centro de Bontempo y estampó el 1-1. Desde allí, el partido se jugó poco, al gallo le expulsaron a Javier Bayk por una agresión (bien sancionada) y eso le simplificó los caminos al mirasol para atacar hasta el final. Finalmente, los dirigidos por el «morrón» Benítez no encontraron los caminos, el juego no salió del pozo y el 1 a 1 se volvió oficial.

Flojo encuentro si se analiza la urgencia de ambos por un triunfo. Almirante hizo mejor las cosas en los primeros 20´, administró el resultado hasta el cierre del PT, pero se fue quedó en el complemento . A Morón le costó generar juego, pero le alcanzó con el empuje para llegar al empate. Lo que pintaba para buena tarde de Rodrigo Rivero, terminó siendo polémica. El juez expulsó bien a Bayk pero no juzgó de la misma manera a Céliz (patada a un hombre del gallo sin pelota).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.